HSP: cómo despegarse. 3 Consejos!

IMG_9582

La sesión de hoy con una joven que es altamente sensible me inspiró a compartir los siguientes consejos sobre cómo desengancharse a nivel físico, mental y emocional. Señalé el nivel físico primero, porque esta mujer experimenta esa sensación de estar atrapada a través de su cuerpo. Se siente como si estuviera flotando sobre el suelo, con la cabeza llena, perdiendo la concentración y encontrándose en un entorno social poniéndose nerviosa e insegura. En realidad, fue ella quien me preguntó después de una sesión de coaching y renacimiento: “¿Me puede decir cómo desengancharme cuando la vida me lleve nuevamente a este estado físico incómodo?”

Compartí lo siguiente con ella:

1. llorar

2. Ducharse o bañarse.

3. Siéntate frente a un fuego

Esa sensación de estar atascado proviene de la energía que está girando dentro de su sistema, pero la energía no puede encontrar una salida. Necesitas ayudar a esa energía para salir de tu sistema; tu cabeza, tu cuerpo Esa energía podría ser la tristeza, la ira y el miedo (o una buena combinación) a la que te aferras, porque nunca has aprendido a expresar estas emociones.

Llorar

Bueno, en primer lugar, lo que he aprendido en mi práctica de coaching y renacimiento es que a muchas personas altamente sensibles les resulta difícil llorar. Incluso cuando están solos en casa. Podría ser por vergüenza de ser escuchado o tener que reconocer que algo o alguien te tocó. Podría ser por miedo, porque no sabes qué aparecerá a continuación cuando empieces a llorar. Pánico, histeria, impotencia, soledad. Conozco un hecho interesante sobre el miedo: no es real. (no cuando estás parado frente a alguien que está a punto de golpearte, sino el miedo que tortura la mente)

Incluso cuando piensas que no lloras fácilmente, puede haber momentos en los que te sientas cómodo y lo suficientemente seguro como para hacerlo. Por ejemplo, cuando estás viendo una película que realmente te afecta a ti o una canción, o mientras lees un pasaje de un libro. Quizás tienes un compañero o un amigo querido en el que confías. Cuando te sientas estancado, busca lo que te funcione para que puedas darle un pequeño empujón a esa energía para que abandone tu sistema.

Aparte de las emociones de los demás, la suya propia, la energía de la tierra y los edificios, las personas altamente sensibles son movidas por tantas cosas como la belleza, las artes, la bondad. Siente tus emociones y deja que tu voz sea escuchada. ¡Mantén la energía en movimiento!

Tomar una ducha o un baño

Muchas personas altamente sensibles recogen y absorben diferentes emociones y energías, pero de alguna manera están viviendo sus vidas desde la cabeza; Planificación, organización, pensando en qué hacer a continuación. Residir principalmente en tu cabeza en lugar de en tu cuerpo indica que lo más probable es que te guíe el miedo. Una pregunta que aparece a lo largo de estas líneas es: “¿Qué siento?”

La raíz de este problema se encuentra en lo que han atravesado las personas altamente sensibles al trauma. Una de las dinámicas familiares que podría ser la causa de cuanto preocupado se siente ahora comparado a lo que sienten los demás es la siguiente situación.

Cuando eres un niño necesitas la guía de tus padres para sentir lo que es tuyo y lo que es suyo. Cuando los padres pasan por sus propios problemas y problemas matrimoniales, esto pone un gran peso sobre los hombros del niño más sensible de la familia. Este niño es consciente de la tensión y se levanta para ayudar, guiar a sus padres o hermanas y hermanos. Mientras el niño juega este rol de mediador, no tendrá suficiente espacio para desarrollar su mundo emocional interno. Es decir, siempre están atentos a lo que se necesita hacer en lugar de sentir cómo son heridos por los problemas familiares.

Estar atento es simplemente tener miedo de lo que sigue. ¿Qué pelea, la discusión surgirá? Diariamente, es posible que no sepamos por qué nos sentimos estancados, pero tomar un viaje por el carril de la memoria le dará respuestas. Pero para mantener mi perfil bajo, cuando te sientas atorado, pero no puedes ponerle el dedo, entonces te animo a que te bañes o te duchas. Limpia tu cuerpo energético, te devuelve a tu cuerpo, al presente. Si necesita varias duchas o baños en un día, simplemente hágalo.

Siéntate frente a un fuego

Lo mismo ocurre con sentarse frente a un fuego. El fuego limpia tu cuerpo energético. Además, calma tu mente. Simplemente observa las llamas y sentirás el efecto. Si no tiene un incendio en la casa, podría comprar un montón de velas. Póngalos cerca y deje que estas llamas hagan el trabajo. Si tienes la suerte de tener un jardín o tienes amigos con jardines, puedes comprar un pozo de fuego y hacer un fuego afuera.

Por supuesto, hay muchas otras formas de despegarse: salir de la casa para respirar aire fresco y caminar, escribir, hacer trabajos manuales, deportes, yoga, masajes, manualidades, meditar y simplemente sentarse y respirar. En este blog he presentado “llorar, ducharme o bañarme y sentarme frente a un fuego” porque hasta ahora la gente que guío en mi práctica de coaching estaba muy feliz de recibirlos. Espero estos consejos funcionen para usted también.

¿Anhelas desarrollos positivos en tu vida? Reserve su sesión: Orchid of Life HSP Coaching & Rebirthing en La Haya o por videoskype y facetime

La página de web: Orchid of Life HSP Coaching & Rebirthing 

Advertisements

HSP: cuando era pequeña sonaba en ser una empresaria muy exitosa

destinos

Aquí abajo lees una entrevista que consiste de preguntas sobre la alta sensibilidad. Las preguntas fueron respondidas por una mujer de Peru que trabaja como gerente de marketing.

  1. ¿Te ves a ti misma como una persona sensible? En cuanto a los sentidos, ¿tienes un buen oído, un gusto sensible, o un olfato extremadamente bueno?

Creo que soy una persona sensible pero no estoy segura si yo soy una persona con alta sensibilidad, mis sentidos funcionan muy bien, me encantan los olores de la cocina, cuando alguien cocina o yo misma lo hago se siente como muy acogedor, los olores de la carne, fideos verduras y hierbas me recuerdan siempre a un hogar. Tengo un gusto sensible, es por eso que me gusta probar todo para descubrir el sabor nuevo. En el caso de mi olfato, creo solo se activa para algunas cosas y si siento un olor desagradable suelo alejarme porque es tan insoportable q me pongo mal. Mi Oído es bueno, nunca he tenido problemas, pero supongo que es normal.

  1. ¿Cómo eras como niño? Te gustaba jugar con otros niños o preferías jugar sola?

Me gustaba mucho jugar con otros niños y la verdad en mi familia siempre habían otros niños con quien jugar porque mi familia es muy grande. Es por eso que también tenía a mis primos con quienes jugaba mucho sobre todo en épocas de vacaciones. Pero tampoco tuve un problema cuando estaba sola, recuerdo que tenía legos y me entretenía mucho eso mientras mi abuela hacia otras cosas.

  1. ¿Qué te fascinaba cuando eras un niño? ¿Cuáles eran tus intereses? Y, ¿todavía lo son?

Es muy gracioso, cuando era una niña me fascinaban los adultos y ahora aprendo de los niños. Crecí en mi mente muy rápido, era parte de mi vida, empecé a ver muchas realidades, con 12 años hablaba como una adulta y mis tíos siempre se sorprendían porque no me gustaba ser tratada como la niña aunque aún lo era. Mi Madre me dejo como hija mayor en Perú muchas responsabilidades que manejar, como cuidar a mis hermanos, ver por la casa, y con 14 años de edad era yo la que recibía el dinero para administrar en casa los gastos. No me puedo quejar porque era una responsabilidad a la que nunca me obligaron, simplemente no pasaba desapercibida ante mis ojos y la tome como responsabilidad propia.

  1. Cuando eras adolescente, ¿tenías muchos amigos de tu edad o te llevabas bien con personas más mayores que tú?

La verdad es que me llevaba mejor con personas mayores, mis amigos del colegio eran muy buenos pero yo recuerdo que siempre estaba curiosa de saber más de los adultos.

  1. ¿Cuándo eras pequeña, jugabas con los animales? ¿Cómo describirías la relación que tienes con los animales? ¿Cómo te comunicas con ellos?

Aquí tengo una anécdota que contar, me da un poco de vergüenza porque yo no lo recuerdo y no puedo contarlo desde mi punto de vista. Mi madre me cuenta que cuando yo tenía 4 años tenía un perrito y lo llevaba para todas partes, era un perrito que tenía semanas, era muy bebe, ella dice que yo me senté sobre él y no quería dejarlo ir, claro ella no se dio cuenta y cuando ella volvió a ver el perrito se había asfixiado. Yo no recuerdo nada de eso, y seguro fue un accidente pero yo misma no entiendo porque lo hice. Cuando tenía 13 años me mordió un perro en el brazo, fue horrible, soy muy sensible a la sangre y siempre que tengo algún dolor creo que es mi final y siento que me voy a morir, soy muy exageradaJ. Bueno es por eso que les tuve un poco de miedo a los perros, a los gatos no les tengo miedo, pero nunca le tuve un cariño especial. Me gustan los loros o animales con plumas, me parecen seres hermosos, tuve pajaritos en casa, y mi sueño sería tener un papagayo que me pueda hablar, también tuve de niña un monito (en realidad era de mi prima) pero yo lo visitaba mucho, me encantan los monos porque son muy traviesos y lo aprenden todo.

  1. ¿Cómo es/era tu relación con tu familia en cuanto a la alta sensibilidad?

Bueno de adolescente solía llorar mucho pero a veces lloraba días y mi madre me preguntaba siempre si me podía ayudar en algo, yo siempre respondía que no , es mi problema y quiero resolverlo sola. Me acuerdo que lloraba solo porque alguna amiga me había rechazado, había dicho algo que me dolió, o por un chico en el yo estaba enamora y me pasaba horas, días sonando y pensando cómo hacer para que se fije en mí. Es un poco raro porque cuando falleció mi tío o mi abuela tarde en llorar, no llore de inmediato, llore mucho después.

  1. ¿Cómo son tus relaciones con tus amigos? ¿Te notas algo diferente en cuanto a tu sensibilidad?

Me considero una persona muy fuerte, la verdad no. No me considero la más sensible entre mis amigos, los amigos que tengo también son sensibles y siempre estoy dispuesta a darles un abrazo o tengo mucho contacto físico con ellos. Soy cariñosa

  1. Por regla general, la gente altamente sensible valora muchísimo la honestidad. ¿Cómo eres tú en cuanto a la honestidad, lealtad e integridad?

Es curioso, yo valoro muchísimos eso. No me importa tener muchos amigos, los pocos que tengo son gente con la cual he compartido mucho y si creo mucho en honestidad y los valores, me gusta que me digan lo que sienten, lo que les da alegría, lo que les entristece, etc. Me gusta saber de su vida. Es por eso que trato de cuidarlos mucho. Cuando conozco personas que no tienen mis mismos principios o veo o escucho algún comentario inapropiado, me es muy fácil alejarme.

  1. ¿Qué valoras de la vida?

Lo que más valoro es la sinceridad de sentimientos, no hay nada más doloroso que darse cuenta que alguna persona en tu vida, en la que confiaste tanto te pueda decepcionar.

Y no importa si hay errores de por medio lo importante es reconocerlo y curarlo porque si no se cura alguna decepción o herida en el alma, siempre te acompañara en tu vida y en algún momento vuelve a doler. Intento siempre de tener claros mis valores, no mentirme a mí misma, reír y disfrutar cada día y estar orgullosa de mí en cada momento. También valoro mucho la familia y el amor familiar, valoro y creo en el amor puro y verdadero, y por supuesto valoro a mis amigos.

  1. ¿Cuáles son tus sueños?

Cuando era pequeña sonaba en ser una empresaria muy exitosa, tener mi empresa y viajar mucho, eso es lo que siempre me da fuerzas para nunca rendirme y tener metas en mi vida. Otra parte de mi sueña en tener una gran casa con jardín y una comedor grande para poder hacer cenas. Ahora que estoy grande creo que puedo tener de todo un poco, puedo ser una persona exitosa profesionalmente y también tener una familia y algún día ser una gran esposa y madre.

  1. ¿Qué experiencias de la vida te han marcado y cuáles te han traído cosas buenas y cosas malas?

Me marcó el día que me di cuenta que no tenía papá, mi madre siempre fue tan fuerte que ocupaba los dos lugares materno y paterno, pero en algún momento entre 10 y 12 años de edad cuando ya era más consiente me di cuenta de que no tenía papa y fue un poco duro, me acuerdo que lloré y desde ese entonces hablo mirando al cielo y le cuento a mi padre mis experiencias y le ruego muchas veces que me dé una mano en mis sueños. Otra cosa que me marco mucho fue cuando una amiga a la que le había ofrecido todo en mi casa termino llevándose mi ropa y otras cosas de mi casa y yo pensé que algún día me las devolvería yo tenía 15 y era una chica del colegio, al final nunca más me hablo y me dijo en la cara cínicamente que yo no era su amiga y que nunca me había dado nada. He sido muy ingenua en la época escolar, solía confiar muy rápido en las personas.

También me marco mucho que en nuestro viaje de colegio cuando tenía 16 años unas amigas mías me hicieran la ley del hielo (eso significa no hablar a la otra persona todo el tiempo, ignorarla completamente). Eso me hicieron y yo no entendía porque después me entere el motivo, y resulta que estaban celosas de que yo hablara con un chico del cual ellas estaban enamoradas, yo nunca tuve nada con ese chico. Mi apariencia en el colegio fue muy simple, nunca lleve maquillaje, era bastante tímida, los chicos me buscaban para pedirme consejos y hablar conmigo, me gustaba mucho hablar y analizar ¿el porqué de las cosas?

Otra cosa que marco mi vida fue una decepción amorosa, el saber que la persona con la que había compartido tantos años de mi vida me engañaba y que al final no era la persona en la cual yo me había enamorado. Ese dolor fue tan grande que termine internada en un hospital hecha un saco de nervios y tratando de entender, gracias a mi inteligencia emocional y mi actitud de entender y nunca cerrarme a la vida pude pasar esa etapa dura, pude recuperarme y hasta perdonar e incluso ser amiga y poder ayudar a esa persona que un día ame tanto. En la actualidad creo que toda experiencia por la cual haya pasado me ha dado mucho, me ha enriquecido y fortalecido. Me siento más llena de respuestas y más mujer ya no soy más la niña miedosa y sonadora que fui, ahora me siento más afortunada y doy muchas gracias a Dios por cada experiencia.

~ Si te interesa leer mas sobre el origen de esa entrevista, métete en este blog: Si me siento como una persona sensible.